miércoles, 7 de abril de 2010

¿Y las noticias sobre diversidad sexual?


Ahora que se empieza a generar opinión pública en el país sobre el reconocimiento de derechos de las personas del mismo sexo, urge volver la vista hacia la calidad de las noticias que nos cuentan sobre ese tema.

Independientemente de nuestras posiciones, la prensa tiene la responsabilidad de informar adecuadamente y no confundir palabras como “matrimonio”, “unión” o “reconocimiento de derechos” en asuntos como éste. La razón es muy sencilla. Si confundimos esas palabras podremos estar generando rechazos innecesarios e infundados de alguna parte de la población.

¡El matrimonio es un sacramento! Nadie, ni los activistas más importantes, están pensando en eso.

Comparto unas recomendaciones para comunicadores que meses atrás elaboramos en la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica con el apoyo de ONG sobre la cobertura periodística y los mensajes masivos de la diversidad sexual. La diversidad sexual es propia de Costa Rica y ¡del mundo entero!

1. Arco iris

Evite referirse por igual a las personas homosexuales, lesbianas, transexuales y bisexuales e intersexo. La persona intersexo es una nueva calificación que pretende superar la estereotipada visión del “hermafrodita”, es decir, ... Cada persona de la diversidad sexual responde a una orientación y realidad distinta. Haga explícitas esas diferencias.

2. Lesbianas, también


Cuando se refiera a "los homosexuales" en calidad de sustantivo procure siempre incluir a "las lesbianas" pues ellas no se sienten incluidas bajo la calificación de “homosexuales”. Es decir, hable de “los homosexuales y lesbianas” o bien refiérase a las “personas homosexuales”.

3. Diferentes… a la mayoría

Si usted califica a estas personas como "diferentes", agregue siempre la expresión "a la mayoría" o “a la norma” ya que la condición de ser homosexual, lesbiana, bisexual o transexual no debe ser vista por los receptores de los mensajes como un asunto raro.

4. Más allá de símbolos

La bandera multicolor es un símbolo para identificar la diversidad sexual. Generalmente está presente en actividades, centros de reunión y encuentro. Inclúyala en sus mensajes pero trascienda la recurrente práctica de solo ilustrar el tema de la diversidad sexual mediante imágenes coloridas de festivales o actividades públicas. Tenga presente que la condición de ser una persona homosexual o lesbiana es mucho más amplia que la asistencia a esas actividades festivas.

5. Travesti y trabajadores del sexo

Si a través de su mensaje usted relaciona a un travesti con una persona trabajadora del sexo, estará cayendo en un estigma pues no todos las y los travestis que se visten con atuendos de mujeres se encuentran en el comercio sexual. Muchos de ellos y ellas lo hacen porque se identifican con el género femenino. Incluso, hay quienes no se consideran a sí mismos como personas homosexuales, lesbianas, bisexuales o transexuales.

6. Afeminados y masculinas


Evite caer en el estereotipo de referirse a la persona homosexual como sinónimo de afeminado y a la lesbiana como mujer masculina. Tome en cuenta que alguna parte de la sociedad costarricense rechaza de entrada esos comportamientos. Usted puede promover un cambio hacia el respeto si incorpora también otras características de las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales. ¿Cuáles? Las mismas de una persona heterosexual: trabajo, familia, estudios, vida política, proyección comunal.

7. Unión sí, matrimonio no


Algunos países ya le están reconociendo a las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexo sus derechos de heredar a la pareja, contar con beneficios laborales en la empresa o institución, asegurar al compañero o compañera dentro del sistema de salud, entre otros. Tenga cuidado cuando haga mensajes sobre esta temática. Por ejemplo, recuerde que el concepto "matrimonio" es también un sacramento que otorga la Iglesia Católica. Mejor enumere explícitamente los derechos que se incluyen en las propuestas para no crear un innecesario rechazo en alguna parte del público que recibirá su mensaje

7 comentarios:

Bárbara dijo...

Muy interesante, lo voy a tener en cuenta siempre que escriba. Me gusta. Es claro, corto y preciso!

Evicted Aussie dijo...

¡Linda, profe!

Anónimo dijo...

Muy bueno alejandro... como siempre escritura concisa y con sentido...

Unknown dijo...

Gracias Ale.

Luisfer dijo...

Una forma de utilizar una expresión abarcadora de la diversidad sexual, diferente de la heterosexual, pero que me parece no está cargada de una semántica discriminatoria, lo he visto en algún libro de derecho, publicado por una Jueza de Familia en Costa Rica: "personas no heterosexuales". ¿Que le parece a usted Alejandro?

Anónimo dijo...

Ahhh... una cosa más! Se agradece el 'manual' de cómo escribir sobre el tema de la diversidad sexual! Hace unos años mientras me encontraba en un país africano donde la homosexualidad es penada con cárcel leí una noticia en un periódico local dando cuenta de una supuesta violación de un hombre adulto a otro, tan lleno de falsas ideas sobre la homosexualidad y tan abiertamente discriminatorio que sentí algo muy fuerte dentro de mi... en fin, eso es para otra historia! Yo sé que acá no estamos tan mal... pero de vez en cuando uno se encuentra una que otra nota periodística que podría mejorarse. Irving Pérez

ALEJANDRO VARGAS JOHANSSON dijo...

Gracias Irving por contar esa experiencia

Los "Diez Mandamientos" del exministro de Hacienda a los “perios y comus”

¿P agar impuestos ? Sí , es una materia odiosa ,  que   a regañadientes , hay que empezar a amar, o al menos, tolerar . ..   En la E...