sábado, 21 de agosto de 2010

“Pobre el que no cambia”


Me encontré este titular en una actividad organizada por periodistas chilenos para reflexionar (y cambiar) la forma en que se cubren las noticias sobre pobres y pobreza. Me gustó el nombre de la actividad porque pasa la pelota a quienes hacemos comunicación social y producimos mensajes sobre “los pobres”, así entrecomillas. En Costa Rica sería uno de cada cinco costarricenses así que no es una cosa menuda.

El tema lo abordamos en Seminario I “Comunicación y Sociedad” de Comunicación Colectiva y luego de escuchar a los estudiantes podemos concluir:

• La pobreza debe encontrar respuestas desde la comunicación social para que la ciudadanía rompa con los estereotipos que igualan equivocadamente a la persona pobre con la inseguridad, la vagancia y la drogadicción

• Quedarse solo en la descripción de la pobreza es lo cajonero…la gente pasa frío, la gente come en la calle… ¡Claro eso es cierto! Pero que tal si buscamos la eficiencia de las políticas públicas para dar respuestas, el tratamiento del tema en los planes de los municipios, la cuantificación del apoyo del empresariado para estos temas, el destino de los tributos existentes... Describir lo que ya todos sabemos de la pobreza es superficial

• Pensar que hay que maquillar los mensajes sobre la gente pobre sería un error. De lo que se trata no es de ablandar ni suavizar la imagen sino de ser lo más exacto e investigativo posible al abordar la pobreza.

Tras analizar mensajes mediáticos encontramos que lo usual es encontrar gente que habla de la pobreza, pero la gente pobre no habla de sí misma. Hay que dar voz y también ofrecer el chance del anonimato. La gente que vive en pobreza también piensa y está en capacidad de aportar soluciones.

Me apena saber que en la década de los 60s en Costa Rica se legisló para detener a quienes pedían en la calle. Eso fue hace tan solo medio siglo. La pobreza material no es una escogencia, sino un atentado a los Derechos Humanos (todos los que Usted quiera enlistar aquí). Por todo eso, pobre el que no cambia, incluidos nosotros los periodistas.

4 comentarios:

Gabriel Castro dijo...

También es importante que los medios ayuden a vislumbrar, por lo menos la complejidad de estos fenómenos. No es solo decir que hay personas viviendo en las calles del país, su compromiso social debería ir orientado a hacernos entender los motivos que desencadenan una situación como esta.

Oscar dijo...

Mira, soy argentino, nacido y malcriado alla por los años 60 transitaba mi loca juventud, al son de los "beatles", "los huanca hua", "los Chalchaleros", y tantos otros, que acunaron los oidos de mis viejos, como el negro "nat...", en esos años, caminaba las calles de mi pcia, tratando de vender una maquina de escribir OLIVETTI. Pero los pobres TRABAJABAMOS...!! para salir adelante... hoy dia, los aprovechan los politicos que son los unicos que creen en que la pobreza no tiene que ser resuelta... CON ESOS ellos hacen... los suyo...
Otro alejandro, que tambien ha escrito sobre la pobreza de su pais, dijo que: "la pobreza, es la anestecia de los politicos...", y siguio su "monologo", porque con ella duermen, sueñan, gozan y maquinan su proximo discurso...
Suerte chamigo... un abrazo de OSCAR

Anónimo dijo...

Hola,
Alejandro, sin duda su post es provocador y de gran pertinencia para el quehacer del comunicador en nuestro país. En este sentido es importante tomar en cuenta que una cosa es la pobreza como tal aunque el concepto casi siempre se queda corto a la realidad y otra es la construcción social que se hace de dicha pobreza. ¿Quiénes son los pobres? ¿Donde viven? ¿Qué hacen? ¿En qué creen? Muchas veces, un porcentaje importante de la población da respuestas a estas preguntas a partir de lo que previamente han dicho los medios de información (que al final de cuentas son los que saben!) pero que muchas veces, por error o por omisión, contribuyen con sus informaciones a la creación de un otro amenazante, del pobre al que le tenemos miedo... con el que ya no nos comunicamos, en fin… se cae en la criminalización de la pobreza. Todos conocemos el terrible resultado de tal ruptura en el tejido social costarricense. He aquí un aspecto ético del trabajo del comunicador tantas veces tomado a la ligera o incluso pasado por alto. De esto… hay que hablar más….!
Irving Pérez / Sociólogo

ALEJANDRO VARGAS JOHANSSON dijo...

Claro Irving de lo que se trata es de comunicar éticamente la pobreza a partir de las construcciones (ojalá las más balanceadas y contextualizadas posibles) que cada uno de los comunicadores tenemos en nuestra cabeza, producto de las vivencias personales. Ojalá ese contacto con la realidad y esa comprensión amplia de la pobreza, yo inisito material, permita la construcción de mensajes que alienten el cambio social

Los "Diez Mandamientos" del exministro de Hacienda a los “perios y comus”

¿P agar impuestos ? Sí , es una materia odiosa ,  que   a regañadientes , hay que empezar a amar, o al menos, tolerar . ..   En la E...