lunes, 27 de junio de 2022

Botas para un Cancún partido en dos

 Uno llega a México con las botas puestas. No se las quita. Aunque Cancún y la Riviera Maya sean México, en realidad, brillan como un satélite del turismo  global que aunque con tequila, guacamole y chile, responden a un mundo distinto a la idílica historia mexicana con rasgos de solidaridad e inclusión. Cancún es un invento reciente, planificado y pensado.


No quitarse las botas es darse cuenta que la carretera que va de Cancún a Belice, divide la historia local en dos. A la izquierda de Norte a Sur, justo al lado del mar, están las mega inversiones turísticas con pasos controlados y orientados a turistas extranjeros- A la derecha, las comunidades donde vive la gente que trabaja – ¡Y eso hay que celebrarlo! – en los hoteles, los parques temáticos y otras atracciones del otro lado de la carretera.

No quitarse las botas significa darse cuenta que hay mucha  calidez y algo de candidez en el trato de los empleados mexicanos hacia sus clientes, pero que uno, como turista, también debe sortear  la falta de información transparente al momento de contratar y pagar cualquier servicio turístico, sea un hotel, un tour, un carro. Siempre aparece automáticamente un pago sorpresa.

No quitarse las botas significa alegrarse con ver a las familias mexicanas que logran disfrutar de las playas, un bien que si bien público, tiende a estar acaparado por las grandes inversiones hoteleras. Los accesos a las playas están controlados como espacios pensados para tal fin. Las rutas son estrechas. Si bien permiten a los locales a entrar, también los invitan a salir luego de un paseo rápido.

¡Claro hay sol, cenotes para nadar, ruinas para celebrar la historia y hasta delfines para que más de un despistado los toque en busca del selfie!

Aquí le dejo las botas para que al igual que yo, usted se las ponga cuando vaya a Cancún sin perder el derecho a la crítica y por supuesto, a la autocritica, pues con solo ir, uno acompaña esta otra historia mexicana partida en dos.

No hay comentarios:

Los "Diez Mandamientos" del exministro de Hacienda a los “perios y comus”

¿P agar impuestos ? Sí , es una materia odiosa ,  que   a regañadientes , hay que empezar a amar, o al menos, tolerar . ..   En la E...